/ Visitas
clocks for websitecontadores web
Copa Davis/Argentina

• El ruso Andrei Chesnokov en el Buenos Aires Lawn Tennis Club. Factor vital para la victoria soviética.


Copa Davis Argentina vs. URSS 1985
Crónica de cinco días grises

Fueron varias tardes oscuras, con nubarrones por encima y dentro del court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club. El golpe bajo de los rusos fue punzante, derrotando a la Argentina por 3 a 2 y sacándola del Grupo Mundial. Ni José Luis Clerc ni Martín Jaite, los titulares, podían entender las cosas que pasaban. La consistencia de Chesnokov y la prolijidad del resto del conjunto visitante, bajo la capitanía de Shamil Tarpischev (que nunca abandonó una manta cuadriculada que lo cubrió del frío reinante), resultó un obstáculo insalvable. Jaite abrió el viernes 4 de octubre de 1985 y su bloqueo fue total durante largos y largos juegos: recién hizo efectivo su servicio a los 60 minutos de jugada la primera pelota, cuando se colocó 3-4 en el segundo set.

Antes, Chesnokov se mantuvo sin cometer errores no forzados seis games consecutivos (los primeros, ya que ganó 6-0) hasta que por fin tiró por el costado de las líneas su revés a dos manos. Contra semejante solidez, realmente poco común, nada se podía esperar en un mal día. El 195º le ganó al 20º. Y el mal día lo tuvo Jaite, quien tras las duchas dijo: “Después de perder necesitaba tranquilizarme. Fuimos al cine -vimos Testigo en Peligro-, cenamos junto a Batata y su esposa y nos olvidamos un poco del match. Yo sabía que no eran malos jugadores a pesar del alto ranking que tenían; los había visto en Roland Garros. Pero la Davis es otra cosa, se vive una tensión diferente a los torneos del circuito. No podía cambiar la táctica; sabía que debía hacerlo, pero no podía... Creo que la prensa se aligeró al decir que sería un triunfo fácil nuestro. Creo que en condiciones normales a estos jugadores tengo que ganarles, pero de ninguna manera representan las ubicaciones que tienen en el ranking mundial”.

Amarga confesión de Jaite luego de perder en sets corridos, con escasa concurrencia de público, que recién se acercó los días siguientes. Después entró Clerc contra Zverev. Otra incógnita. Otra sorpresa. El ruso complicó al argentino hasta el límite. Cuando no podía desde el fondo buscó el ataque con un approach de revés excelente y le cerró todos los ángulos. Así, lo que parecía una tarea sencilla se transformó en una larga lucha técnica y mental. Luego de una hora el primer set cayó del lado local por 6-4 en el preciso instante en que comenzó a llover. Se esperó el tiempo reglamentario pero finalmente la continuación pasó para el sábado a la mañana.

No varió el rumbo a pesar del obligado descanso. Los altibajos de Clerc -afectado por una sinusitis- fueron notorios: a un gran servicio le siguió un passing shot a la red o lejos de las líneas. De esta forma fue cambiando el mando del encuentro ganando un set cada uno hasta llegar al quinto. La gran desconfianza de Clerc hacía crecer a un rival que, en los papeles, no tenía por qué complicarlo. El argentino tuvo un match point en 5-4 que no confirmó hasta quebrarle a Zverev en el duodécimo game. El inesperado 1-1 entre Argentina y Rusia era una cruel y alarmante realidad.



• Al finalizar la ceremonia oficial: el profesor Juan Carlos Belfonte, Martín Jaite, Marcelo Ingaramo, Horacio de la Peña y José Luis Clerc se retirán del court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

En el doble, que se disputó el domingo, la pareja rusa formada por Zverev y Leoniuk tenía buenos antecedentes en el circuito. El análisis previo de la eliminatoria indicaba que ese punto era el más fuerte de los visitantes. Ya le habían ganado a los checos Smid/Pimek en la primera rueda y contra Clerc y Jaite supieron qué hacer en cada jugada comprometida. Nunca entraron en el planteo que propusieron los argentinos, pegando desde el fondo. Aplacaron la velocidad y fueron cercando a sus rivales con globos perfectos y profundos que evitaron la lucha cuerpo a cuerpo a pura fuerza. La gran coordinación rusa basó su táctica en un ataque constante cuando sacaban y pelotas altas cuando devolvían. Así de simple.

En el segundo set, ya con más apoyo de la gente, la dupla local tuvo un respiro y ganó con comodidad, colocándose 4-2 en el tercero. No alcanzó: Zverev se hizo más fuerte apuntalando la inseguridad de Leoniuk, recurrieron a la formación “australiana”, ganaron el séptimo game y le quebraron a Jaite para igualar. No se entregaron y con otro quiebre sobre el saque de Jaite lograron el set por 9-7. Otra lluvia en el medio cuando los rusos tenían ventaja de 2-0 en el cuarto set. Se continuó jugando, con la cancha muy pesada y resbaladiza y luego de un leve repunte argentino (2-3), el final llegó como un balde de agua fría: 6-4, 1-6, 9-7 y 6-3 para Rusia.

El domingo, con tanto trajín emocional, había esperanzas de dar vuelta el curso. Jaite reacomodó sus pensamientos con respecto a la primera jornada, se aplacó y aplicó todo el potencial copero que tenía escondido para vencer a Zverev en medio de un viento inmanejable. Con muchos errores y “marcasos” por las condiciones climáticas imperantes, Jaite fue un poco más que Zverev, quien no soportó la presión de definir la serie. El 2-2 dejó paso a una definición agónica. Y vaya si lo fue.



El mal tiempo no permitió que el pleito terminara ese fin de semana, dejando el quinto punto para el lunes. Y allí Clerc fue Clerc durante dos sets y medio: 6-2, 6-1 y a un tanto del 3-1. Pero Chesnokov, muy alerta, leyó bien el aviso que le dio su rival al mostrar chispazos de desgaste físico y mental. El ruso esperó, se adueñó del tercero por 6-2 y vio la luz verde que lo situó 5-3 en el cuarto para intentar llegar a sets iguales. “Batata” entregó lo último que le quedaba en ese instante; ganó el noveno game -que duró inagotables 26 minutos- levantando nueve set points, pero Chesnokov, con su saque, rubricó el 6-4 cuando el anochecer indicó que la verdad se conocería, imprevistamente, el martes. La tensión fue gigantesca.

Nunca es fácil retomar un partido al día siguiente y menos cuando sólo resta un set y se definen tantas cosas. Si bien la suspensión a priori favorecía al argentino, Chesnokov ya estaba enfocado y confiado al saber que podía con un adversario de mayores pergaminos. Para los nuestros, la sonrisa duró apenas tres games, cuando Clerc se colocó 2-1. Luego, nada más: Chesnokov se transformó en una pared, devolviendo absolutamente todo y eso inició el desequilibrio de Clerc, que tuvo su punto máximo cuando le cantaron un foot fault de primer saque que luego muchos relacionaron como el desencadenante de la derrota: fue en el 2-2 y 40-40 del quinto set, cuando Clerc recuperó una desventaja de 15-40 y aún soñaba con el triunfo. Se armó tal revuelo entre el público que tuvieron que intervenir las autoridades en forma severa: el capitán argentino y el trío de italianos que dirigió la serie integrado por el árbitro general, Nicola Pietrángeli, y los umpires Giuseppe Di Stéfano y Luigi Brambilla.

El juez de línea -Gabriel Martín, que ya había cantado una falta de pie minutos antes a Chesnokov- fue removido de su puesto por el propio Pietrángeli, ya que según su punto de vista no era conveniente que siguiera: “Podía pasar a mayores y por eso preferí sacarlo, aunque los que reaccionaron mal sólo fueron cuatro o cinco personas entre el público, pero es suficiente para que los hechos se agraven...”. dijo el italiano. Aún sin poder asegurar su ingerencia en lo que siguió a continuación, ese grito del “linesman”, que tenía 20 años, pareció cercenar a Clerc de tal forma que no ganó ningún game más. Su brazo quedó atado al cuerpo; sus mortíferos reveses se perdieron por las paralelas una y otra vez y Chesnokov, representando a un gigante serio y concentrado, terminó ganando por 7-5 y empujando a la Argentina al descenso.

Clerc fue terminante al finalizar su calvario cuando habló con los medios: “Los jueces no se dan cuenta que no me perjudicaban a mi sino al país. No se entiende que ellos, manejados por Martín de Gainza, se equivoquen en mi contra. Lo que pasa que De Gainza no llegó a nada en el tenis y goza cuando sus jueces cantan malos mis tiros... Yo no pido que me los regalen pero tampoco puedo entender que el resentimiento de una persona llegue a límites insospechados como haber perdido la categoría en Copa Davis con fallos equivocados todos los días. Ya había pasado algo similar con su padre, cuando jugamos contra Checoslovaquia, firmando una solicitada que nos perjudicó profundamente” afirmó.

Consultado para esta obra dos décadas después, Clerc completó, de alguna manera, aquel sentimiento: “Me dolió mucho la derrota, significó el día más triste de mi carrera. Esa Copa Davis la perdió Clerc. No me quedaron ganas de jugar. Fueron cinco días de competencia y yo quería darle el triunfo a la Argentina. Primero porque no estaba Guillermo y porque Jaite recién comenzaba y yo tenía ya 27 años. Siempre que pasaban esas cosas no dormía por dos o tres noches. Cerraba los ojos y las imágenes volvían una y otra vez. Yo estaba dos sets a cero muy fácil contra Chesnokov pero paramos y seguimos el martes en medio de un clima horrible. Me cansé mucho de jugar, entrenar, apoyar a los chicos nuevos. El ruso me jugó todo para arriba, me cantaron el famoso foot fault en un momento importantísimo del quinto set y eso me sacó de las casillas. No pude más. Me costaba luchar contra el rival y encima tenía que hacerlo con mis propios jueces de línea… Sentí que la Asociación ya debía pensar en un recambio, aunque no pensaba negarme a representar al país si me lo pedían”.

Efectivamente, Clerc dejó el “puesto” de singles para siempre. Sólo actuó una vez más, en 1989 contra Canadá, pero en dobles. La derrota impulsó también la salida de Wortelboer al mando del conjunto nacional. En la conferencia de prensa final, tanto Clerc como Jaite reconocieron las bondades como persona del capitán, pero sugirieron que necesitaban “alguien que haya competido internacionalmente y que tenga conocimiento del actual circuito”. En ese momento la AAT no podía enviar a ningún representante a seguir las alternativas del Grand Prix por carencias económicas, falencia que también sufrieron capitanes anteriores y posteriores a Wortelboer. El Rusia 3 vs. Argentina 2 quedó como uno de los capítulos más traumáticos del tenis argentino.

Una situación que hizo recordar bastante a la de 1980, contra Checoslovaquia, pero con una problemática diferente: la de descender, la de volver a la Zona Sudamericana cuando se tenía jugadores para mucho más. Y pensar que los soviéticos pisaron suelo argentino para buscar experiencia... Chesnokov fue clave en la debacle argentina y se despidió feliz con una declaración sincera: “Después de los dos primeros sets con Clerc pensé que ya perdía el partido, por eso hice todo lo posible para quebrarle y lograr algún game más y no perderlo por 6-0. Cuando lo conseguí cambié mi táctica, mucho más simple, y noté el cansancio de Clerc, que en el cuarto set apenas podía correr. Es uno de mis triunfos más importantes. Yo pensaba también que los jueces serían parciales, pero me equivoqué, hasta le cobraron una falta increíble a Clerc. Me gustó el público tan ruidoso, algo nuevo para mí, que me motivó muchísimo para jugar mi mejor tenis”. El concepto que Jaite expresó el último día fue un buen resumen: “No creo que la serie la haya perdido Clerc; la perdimos entre todos”.

* Eduardo Puppo estuvo presente en la serie disputada en Buenos Aires.

© Copyrigth Eduardo Puppo - Prohibida su reproducción
Fotos: Germán González





Volver a página principal
Acerca del autor
CONTACTO


ATAJOS RECOMENDADOS

INFO >>

Menores AAT
Seniors AAT
AAT Interclubes
AAT Area Amateur
AAT calendario nacional

WTA rankings
WTA calendario

ATP rankings
ATP calendario
ATP challengers
ATP cuadros y orden
ATP Champions Tour
ATP resultados archivo

ITF Women's/Futures

SCORES en vivo


SERVICIOS >>

Const. canchas
Accesorios
Prof. Alejo Russell
Tenis Argentina (TA)
Tenis Argentino
Tenis Registrado
EAPT
IDTC
Prof. Sudamericano
PTR
CIRCUITO TENIS (amateur)
Clubes Arg.
Reglamento ITF
Vocabulario
Tenis para ciegos ARG
ANUNCIAR Tenniscom.com

SOLIDARIOS >>

Fund. D. Nalbandian
Fund. Baccigalupo
Un techo para mi país

SITIOS INTER.
>>

Australia
Roland Garros
Wimbledon
US Open
FIT
COSAT
Copa Davis
Fed Cup
Club Internacional (CI)
Clubes Centenarios
Steve G (estadísticas)

SITIOS AMIGOS
>>

TENIS SPORTS
Fuebuena.com.ar
Revista GRIP
Vilas.com
Bud Collins
Primer Servicio
Blog de Maller
Tennis7
La legión argentina
Tiro Ganador
Tenis que no vemos
Segundo Saque
Te.Me.Na
Next Tenis
A Pleno Tenis
Tenis Digital
Tenis.com.ar
A Todo Tenis
Top Tenis
Teenis (menores)
Tenis en red
Diana Gabanyi
Ubitennis (español)
Planeta Tenis (español)
Tennisthis


FOTOS >>

Ron Angle/Beimages
(World Wide)
Mariano Abad
(Francia)
Sergio Llamera
(Argentina)
Fotosports
(Gran Bretaña)


ALGUNOS TWITTERS

@thetennisbase
@YASportsLAT
@sabatinigabyok
@AATenis
@Tenisports
@SegundoSaqueTV
@ZubiTennis
@christophclarey
@joseluisd
@unmoroenlacosta
@GuilleSalatino
@ccervino
@guillecapora
@MallerMarcelo
@gonbonadeo1963
@sebatorok
@marcelogantman
@QuiqueCano
@dannymiche
@pviola14
@marcos_z
@goitiatenis
@BATennisCom
@jorgeviale
@ArgentinaOpen
@sebastianfest
@Edu_sport
@TomasRodriguezC
@almoznychiche
@GimenezSole
@aleklap
@RevistaGRIP
@ETQNV
@FootFaultMgz
@LaLegionARG
@Diego_Hartfield
@picomonaco
@guillecoria
@JuanIChela
@delpotrojuan
@zabala7
@MinuMiniussi
@MJaite64
@christophclarey
@javifranatenis
@gastongaudio
@MVassalloA

© Copyright 1999-2016 - EP PRESS Argentina/Eduardo Puppo | Todos los derechos reservados | Fotos © Ron Angle / Miguel Angel Zubiarrain / Art Seitz / Sergio Carmona / Mariano Abad / Sergio Llamera / Tenniscom.com / Fotosports | AVISO LEGAL: nuestra política de contenidos (leer antes de utilizar el sitio)