/ Visitas
clocks for websitecontadores web
Copa Davis/Argentina

• El doble que comenzó a marcar la serie contra Australia en 2005: David Nalbandian y Mariano Puerta.


Argentina vs. Australia 2005
“Otra vez sopa”: el lado oscuro de la Copa Davis

En Sydney se construyó un momento sublime para el tenis argentino que, a su vez, generó una de las grandes frustraciones históricas de los locales, por cuyas venas corre sangre y Copa Davis. Todo dentro de los parámetros habituales de esta competencia si no fuera por las actitudes antideportivas que venían sobrevolando como buitres desde el último Abierto de Australia. Aquellas que fueron blanco de la prensa los meses previos: “Las hostilidades continuarán en Copa Davis”, vaticinaron los diarios “aussies” apenas Lleyton Hewitt eliminó a David Nalbandian en los cuartos de final del primer Grand Slam del año, descargando sobre el cordobés una pesada artillería de tiros ganadores y exclamaciones insultantes. Y la misma parodia en tercera rueda, contra Juan Ignacio Chela, quien equivocadamente salivó hacia la silla de su oponente, hastiado de tanta bulla cada vez que perdió un tanto.

¿Cómo se podía evitar que el inminente choque fuera mortal? El capitán australiano, John Fitzgerald, se apuró en pararse al margen: “No haré nada para frenar a Lleyton y su forma de alentarse; él no grita cuando el rival pierde el punto, sino que festeja sus aciertos y lo hace con la gente, es un grito apasionado. En la Copa Davis es 'Come on Australia', así que nadie se puede enojar”, aseguró. Error. Hewitt festejó -en el Open de su país y contra Guillermo Coria en el primer encuentro en Sydney- muchísimos errores de sus oponentes. Pero con una salvedad: solo lo hizo cuando dominó, pues en la final de Melbourne, contra Marat Safin, ni abrió la boca; y ante Nalbandian, en el cuarto punto de la Copa Davis, apenas lanzó un “Come on” -sí, una vez- cuando se puso 2-1 arriba en el tercer set. Luego, al sufrir el dominio absoluto del argentino, jamás generó su catarata de alaridos intimidantes. Descontrolado, en los cambios de lado insultó al capitán argentino, Alberto Mancini, y al cuerpo técnico: “Yo le pedía al árbitro que por favor interviniera, pero tuvo una actitud muy pasiva”, dijo Luli.



Entonces, no fue como dijo Fitzgerald, sino que Hewitt utilizó esos artilugios cuando su “presa” estaba herida, no cuando venía de atrás donde sería más lógico su autoaliento. O sea, lo manejó. Es imperioso, en cualquier época, que alguien aplaque el ímpetu descontrolado de este tipo de tenistas. Los códigos de conducta son claritos y si alguna postura agrede o molesta al contrario y es visible, como en el caso del australiano, a la tercera violación deben descalificarlo y darle por perdido el partido. No sucedió nada de eso y casualmente fue en su tierra cuando Hewitt tuvo mayor desorden emocional. Pero, reiterando viejos conceptos, ¿quién le pone el cascabel al gato siendo australiano? ¿Quién se anima a dejarlo afuera de un Grand Slam o una Copa Davis, con la tradición e importancia que atesora su bandera?

En este punto es bueno reconocer los propios desaciertos: Chela, Nalbandian y Coria tienen su temperamento y no lograron mantenerse inalterables cuando les tocó medirse con Hewitt. Por eso respondieron a los ataques, cada uno a su manera, y allí se desvirtuó el concepto base del tenis. Se produjo el maltrato mutuo y ambas partes fueron blanco de críticas. Si bien es cierto que los argentinos colmaron su paciencia, cometieron el “pecado” de retrucar con la misma moneda. Eso provocó que la FIT sancionara a Hewitt, que además le dijo “maricón” al umpire portugués Carlos Ramos y el lunes siguiente debió enfrentar a la comunidad de homosexuales: “Pasó en un momento de tensión y no se repetirá. Me disculpo si ofendí a una persona o grupo de personas” aseguró; y a Coria (supuestamente escupió en dirección a la misma autoridad; aunque expresó su arrepentimiento cuando arribó a Buenos Aires) luego del lacerante informe del árbitro general del encuentro, el alemán Norbert Peick.



La Federación Internacional de Tenis -videos en mano- dividió salomónicamente las culpas sin tener en cuenta el origen de la discordia, de las acciones agresivas que compusieron un clima insostenible. Y hubo más material para procesar, como cuando una periodista australiana le preguntó a Hewitt, en la conferencia previa, si volvería a “escupir su Come on” ante Nalbandian como en el abierto (en un obvio juego de palabras) y Hewitt respondió con cara de pocos amigos: “Es una pregunta estúpida”. Fitzgerald tomó rápidamente el micrófono para contestar aquello del “grito apasionado” de su dirigido, etcétera... Para colmo, los diarios de aquel país escribieron y confundieron (“Descontamos que Hewitt igualará la serie”).

Para colmo, exgrandes como Ken Rosewall, “sugirieron” que Hewitt “no tiene que cambiar su forma de ser, porque la Copa Davis es un medio ambiente muy competitivo y hay situaciones inflamables, como lo que pasó con Coria. Él solo grita para mejorar su juego, con una pasión especial y es parte de su personalidad”. Y remató: “Fueron los argentinos quienes estuvieron haciendo más ruido del que tienen derecho y esas condiciones hicieron las cosas muy delicadas. Además, criticaron la cancha y varias decisiones del árbitro. Entonces, los jugadores pueden reaccionar de manera diferente a la normal”. El querido y amable “Ken”, respetuosamente, vio otro partido

Pretendiendo rearmar el espíritu deportivo de la Copa Davis, son reprobables aquellos contraataques que motivaron el rechazo de la FIT, más allá de la provocación: ciertos carteles en las tribunas como los que rezaban “K-mon las pelotas”, “C'mon, cagón” y “Smoke the grass” (“fúmense el pasto) y algunas declaraciones censurables de nuestros jugadores (“Hewitt se cagó” o “Fue un placer escuchar el silencio de 10.000 personas”), molestaron a los dirigentes australianos.

Sí, hay quienes dirán que en semejante lío esto sería de trivial análisis, pero es para observar y reflexionar si nos quejamos de los demás. Por ejemplo, de los “Fanatics” locales, que entre otras cosas lucieron una remera con la inscripción “¿Dónde está Willie?, con fotos de medicamentos, recordando el proceso de dopaje de Cañas. Igualmente, no quedó empañado el orgullo y la emoción del triunfo. Una victoria que, con aquellas cuestiones a un costado, fue cabal y contundente luego de un extenuante trabajo de preparación marcado por la unión y el compañerismo de los que viajaron.

Después de todo, el domingo definitorio, Nalbandian se transformó en una máquina perfecta, sin fisuras ni respuesta a lo que “viniera” del otro lado: “Hablamos mucho con Luli y los chicos y decidimos no entrar en el juego de Hewitt”, dijo el cordobés. Las penas aplicadas, de 2500 dólares de multa a cada uno (Coria y Hewitt) dio la sensación de algo simbólico, tibio, sin mayor importancia. Deberían haber sido acompañadas de un cuidadoso seguimiento de hechos similares en el tiempo. Los encargados de decidir no debería tener jamás influencias políticas o históricas y observar con los ojos bien abiertos dónde se genera la chispa. El objetivo primario es evitar el fuego futuro. El ideal, que puede sonar quimérico, es extinguirlo para siempre.

Grupo Mundial - Cuartos de final
Argentina a Australia 4-1
Sydney, Australia, césped outdoor
15-17 de julio 2005

Lleyton Hewitt (AUS) a Guillermo Coria 7-6 (5), 6-1, 1-6 y 6-2
David Nalbandian a Wayne Arthurs (AUS) 6-3, 7-6 (8), 5-7 y 6-2
Nalbandian/Mariano Puerta a Hewitt/Arthurs 7-6 (6), 6-4 y 6-3
Nalbandian a Hewitt 6-2, 6-4 y 6-4
Coria a Peter Luczak (AUS) 6-3 y 7-6 (11)


© Copyrigth Eduardo Puppo - Prohibida su reproducción
Foto: Gentileza Clarín-Tetralogía Historia del tenis en la Argentina / Quique Cano / Prensa AAT





Volver a página principal
Acerca del autor
CONTACTO


ATAJOS RECOMENDADOS

INFO >>

Menores AAT
Seniors AAT
AAT Interclubes
AAT Area Amateur
AAT calendario nacional

WTA rankings
WTA calendario

ATP rankings
ATP calendario
ATP challengers
ATP cuadros y orden
ATP Champions Tour
ATP resultados archivo

ITF Women's/Futures

SCORES en vivo


SERVICIOS >>

Const. canchas
Accesorios
Prof. Alejo Russell
Tenis Argentina (TA)
Tenis Argentino
Tenis Registrado
EAPT
IDTC
Prof. Sudamericano
PTR
CIRCUITO TENIS (amateur)
Clubes Arg.
Reglamento ITF
Vocabulario
Tenis para ciegos ARG
ANUNCIAR Tenniscom.com

SOLIDARIOS >>

Fund. D. Nalbandian
Fund. Baccigalupo
Un techo para mi país

SITIOS INTER.
>>

Australia
Roland Garros
Wimbledon
US Open
FIT
COSAT
Copa Davis
Fed Cup
Club Internacional (CI)
Clubes Centenarios
Steve G (estadísticas)

SITIOS AMIGOS
>>

TENIS SPORTS
Fuebuena.com.ar
Revista GRIP
Vilas.com
Bud Collins
Primer Servicio
Blog de Maller
Tennis7
La legión argentina
Tiro Ganador
Tenis que no vemos
Segundo Saque
Te.Me.Na
Next Tenis
A Pleno Tenis
Tenis Digital
Tenis.com.ar
A Todo Tenis
Top Tenis
Teenis (menores)
Tenis en red
Diana Gabanyi
Ubitennis (español)
Planeta Tenis (español)
Tennisthis


FOTOS >>

Ron Angle/Beimages
(World Wide)
Mariano Abad
(Francia)
Sergio Llamera
(Argentina)
Fotosports
(Gran Bretaña)


ALGUNOS TWITTERS

@thetennisbase
@YASportsLAT
@sabatinigabyok
@AATenis
@Tenisports
@SegundoSaqueTV
@ZubiTennis
@christophclarey
@joseluisd
@unmoroenlacosta
@GuilleSalatino
@ccervino
@guillecapora
@MallerMarcelo
@gonbonadeo1963
@sebatorok
@marcelogantman
@QuiqueCano
@dannymiche
@pviola14
@marcos_z
@goitiatenis
@BATennisCom
@jorgeviale
@ArgentinaOpen
@sebastianfest
@Edu_sport
@TomasRodriguezC
@almoznychiche
@GimenezSole
@aleklap
@RevistaGRIP
@ETQNV
@FootFaultMgz
@LaLegionARG
@Diego_Hartfield
@picomonaco
@guillecoria
@JuanIChela
@delpotrojuan
@zabala7
@MinuMiniussi
@MJaite64
@christophclarey
@javifranatenis
@gastongaudio
@MVassalloA

© Copyright 1999-2016 - EP PRESS Argentina/Eduardo Puppo | Todos los derechos reservados | Fotos © Ron Angle / Miguel Angel Zubiarrain / Art Seitz / Sergio Carmona / Mariano Abad / Sergio Llamera / Tenniscom.com / Fotosports | AVISO LEGAL: nuestra política de contenidos (leer antes de utilizar el sitio)