/ Visitas
clocks for websitecontadores web
Copa Davis/Argentina

• Durante el sorteo en Bratislava: el eslovaco Dominik Hrbaty y el argentino David Nalbandian.


Copa Davis Argentina vs. Eslovaquia 2005
Prisioneros de la velocidad

Apenas se traspasa la frontera entre Austria y Eslovaquia, los recuerdos de la “expedición a Minsk”, en 2004, fueron moneda corriente para quienes habíamos tenido la suerte de estar aquella vez. La pequeña ciudad de Bratislava, la capital marcada meridionalmente por el río Danubio, tan mítico como maltratado por la contaminación, pues sufre una de las peores poluciones atmosféricas de Europa por las miles de fábricas que procesan carbón y concentran energía. A pesar de todo, el Sibamac Arena, el estadio elegido para esta y todas las series que Dominik Hrbaty y compañía jugaron desde 2003, se levanta orgulloso basado en una estructura envidiable.

Sobre el cemento que tiene en su base se montó la “superficie maldita”, según los adjetivos que lanzaron sobre ella españoles y holandeses luego de sendas derrotas, cuando se fueron como llegaron y con una paliza casi inexplicable. Las razones se notaron pisándola: no se trató de una cancha “hard” o “acrílica” como se mencionó en uno y mil comunicados previos que partieron de la Federación Internacional de Tenis, como respuesta a un reclamo previo de la AAT. “Hard”, para todos los que siguen el tenis, significa “cemento”. O, en una variable cercana a la irrealidad, parecido al “rebound ace” que utilizaba el Abierto de Australia. Esto fue diferente: una carpeta de goma colocada por panes grandes, con una fina capa de pintura acrílica arriba y pegada sobre una base de concreto. Incluso, en ciertos pasajes de las prácticas, se levantó en algunos sectores.



• La conflictiva carpeta que se utilizó en Bratislava. La Asociación Argentina de Tenis presentó una queja a la FIT.

Oficialmente, la FIT no atendió en forma inmediata las quejas. Lo mismo había sucedido en Belarús la edición anterior. Es más, el órgano rector, encarnado por el español Juan Margets, su vicepresidente, que viajó hasta Eslovaquia, se empecinó en catalogarla dentro de las “hard”, aún luego de que sus veedores comprobaran que era, inexorablemente, una carpeta de goma pintada… ¿Por qué esta larga explicación? Porque allí nace un poco el núcleo de las séptimas semifinales mundiales de las que fue protagonista la Argentina. Primero, nuestros jugadores, en conjunto, no lograron desarrollar su mejor tenis, tal cual sucedió en Minsk. Si bien uno de ellos, David Nalbandian, se adaptaba con mayor facilidad a las distintas velocidades, incluso tan extremas, el otro, Guillermo Coria, sufrió hasta el límite tratando de encontrarle la vuelta. Conclusión: jugadores de menor calibre internacional volvieron a tumbar a otros claramente más poderosos.

No existió duda alguna: se trataba de Copa Davis, donde cualquier defecto o flaqueza se desnuda frente a todos, lo potencia y generalmente logra hundir a quien lo sufre. Hasta el miércoles, con lluvia y frío en el exterior del complejo, los entrenamientos transitaron por los carriles normales de una parada tan importante. Nalbandian probó la cuestionada cancha y fue contundente como sus golpes: “La serie es muy complicada y la superficie es mucho más rápida que lo que nos pareció el primer día. Eso se nota cuando uno comienza a jugar puntos de singles, a moverse y allí sí se siente la velocidad a pleno. Pero es otro desafío que nos toca vivir como visitantes y estamos listos”. Mariano Puerta, después de festejar su 27º cumpleaños el lunes previo, explicó su percepción: “Hay que jugar muy agachado, te quema las piernas; pero hay varios días hasta el viernes y vamos a llegar bien”. Y el tercer comentario lo lanzó el capitán, Alberto Mancini, con cautela: “La verdad, la superficie es rápida, pero parece que no tanto como Belarús, donde yo no estuve pero los jugadores me dicen eso. Buscaremos acostumbrarnos. Viajamos pensando que era dura, de cemento, pues eso entendemos por hard, según nos informaron”.



• El equipo argentino antes de la cena oficial: Guillermo Coria, Mariano Puerta, David Nalbandian, Gastón Gaudio, Alberto Mancini capitán) y Gastón Etlis, quien colaboró con el seleccionado.

Coria se unió en la noche del lunes -su esposa Carla volvió a Buenos Aires el martes- luego de viajar nueve horas desde Beijing. Entrenó por la mañana y compartió el pensamiento general: “Sí, la cancha es bastante rápida, pero debemos adaptarnos. Hay partes que está pintada distinto, más áspera, me imagino que lo regularán ellos. Si fuera en Buenos Aires le pondríamos polvo de ladrillo bien lento. No hay que darle tanta importancia, hay que preocuparse por tener horas de tenis sobre ella y adaptarse al pique”. Para calentar la serie, Karol Beck -el segundo local- y Hrbaty, astutamente, no se cansaron de trasladar la presión a los visitantes: “Son grandes jugadores y se complementan muy bien, será muy duro para nosotros y pensamos que son favoritos para la serie”. Todo, bajo la mirada atenta de Miloslav Mecir, su capitán, un ex top-ten tan talentoso como irregular.

Y a tanta velocidad, buena es una apostilla de los entrenamientos respecto a la combinación balls-cancha: los argentinos insinuaron con “humedecerlas” con su propia transpiración para que el fieltro cobre mayor cuerpo y las haga más lentas. En cierta forma tenía sentido, ya que, por la propia humedad exterior se comentó que las balls estaban como “ovejas” debido al factor climático, y eso colaboró en ralentar mínimamente el juego.

Los fans locales se fueron acercando al búnker donde Hrbaty y los suyos venían cumpliendo verdaderas hazañas deportivas, especialmente en 2005. Munidos de bombos y elementos sonoros inéditos y muy ruidosos, caras pintadas con la bandera eslovaca y pelucas, no cesaron un segundo de gritar. Como contrapartida, cerca de 400 argentinos trataron de equipararlos ataviados con sus camisetas celeste y blanca y decenas de carteles de varias zonas del país: Las Varillas e Isla Verde de Córdoba, Monte Grande, Freyre, Almada, Rosario, El Trébol, Esperanza...



• La pulcra y atractiva ciudad de Bratislava.

En medio de un clima festivo excitante -y con el grito constante de “Slovenskó, Slovenskó”-, los primeros nueve minutos del primer partido fueron un compendio de lo que vendría más adelante: ese tiempo tardó Coria en ganar su saque sobre Beck, exponiendo sus dificultades para moverse con comodidad. Con el suyo, Beck evidenció cierta ventaja, con un promedio de 195 km/h, y le fue relativamente más fácil llevar sus games a buen puerto, atacando sobre el drive del argentino. Coria entró en emergencia con dos dobles faltas consecutivas y un error no forzado que fue irreversible: perdió doce puntos seguidos, diluyéndose el primer set por 7-5 y su ilusión, ya que en ningún momento logró revertir el rumbo que marcó la mayor adaptación de Beck.

No hubo retorno para el de Rufino, que con gran actitud pero sin confianza acumuló 11 dobles faltas en los tres sets y nunca subió su nivel mientras que Beck jamás lo bajó: fue más estable, parejo y efectivo, factores claves que en dos horas y treinta y nueve minutos le rindieron al máximo para dejar a su país 1-0 y expresar con sinceridad: “El público fue fabuloso. Tuvo un gran papel en esta victoria. Es uno de los mejores que vi en Copa Davis. Cuando gritaban mi nombre sentía escalofríos”. Claro, nadie sabía, entonces, que ese fin de semana daría positivo en el control antidoping por el que fue suspendido dos años...

Coria, apesadumbrado, entró a la sala con la mirada perdida y su primer concepto fue terminante: “Estas derrotas duelen en el alma. Sin dudas, hoy me ganó un jugador que es mejor que yo en esta superficie”. Y siguió: “Tengo que estar más fuerte que nunca y la verdad que siento un apoyo increíble del resto del equipo, que es fantástico. Todos estuvieron junto a mí en el vestuario en un momento difícil. Es la segunda vez que lloro después de un partido -la primera fue luego de perder la final de Roland Garros 2004 contra Gaudio- y lo sentí mucho”. Clarito.



• Dominik Hrbaty, el número uno local, cumplió su promesa de raparse si ganaba la serie.

Quince minutos luego del primer temblor -donde el tenista Nº 48 del mundo venció al Nº 8-, Nalbandian y Hrbaty iniciaron lo que sería un partido de gran factura técnica. La precaución inicial se transformó en torbellino tras el primer set, desde el fondo, con fuertes tiros a las puntas. Hrbaty sirvió perfecto en muchos pasajes pero el argentino devolvió con una solidez tremenda, que causó asombro y arrancó el aplauso de los mismos eslovacos. Así mandó siempre y le propinó la primera derrota a Hrbaty en ese estadio. “Al principio parecía que estaba jugando con He Man -reconoció Nalbandian-, era durísimo. Con Luli no podíamos creerlo. No le encontraba ningún hueco por dónde jugarle para quebrarlo. Yo creía que había hecho un muy buen tiro y me devolvía otro mejor. Cuando comenzó, sentía que no tenía muchas chances de ganar. Era complicadísimo dar vuelta el partido. Recién en el tercero vi una luz. Jugamos con mucho ruido, generado por los locales y también por la hinchada argentina, que estuvo bárbara y fue importante para sentir el apoyo”.

En el doble siempre se estuvo cerca. Pero faltó la estocada en el cierre de cada parcial. Al comienzo, Nalbandian no jugó bien y el peso recayó en Puerta. Luego se armaron mejor, pero del otro lado había dos colosos: Michal Mertinak y otra vez Beck, confiados por las victorias anteriores, sobre España y Holanda. Otro ex top-ten, Karol Kucera, creía ciegamente en sus compañeros: “Acá no pierden, lo firmo”, dijo la noche previa cuando lo encontramos subiendo a la camioneta rumbo al hotel, rememorando su paso por Buenos Aires en 1998.



• Guillermo Coria cuando llegó de Beijing, en el lobby del hotel oficial en Bratislava.


Algunos puntos dudosos arengaron a los espectadores, que incrementaron su apuesta de aliento con un implacable redoblar de sus tambores y matracas. Una verdadera “guerra de hinchadas”, pero sin la mínima agresión. Fue incontenible la presión a partir del saque de los eslovacos. Desde la tribuna bajó la ocurrente súplica de un fan argentino: “Che, Mertinak, aflojá”, en obvia alusión a su efectividad materializada al promediar el segundo parcial que, a pesar de una caída que le lastimó un dedo de la mano derecha, fue excepcional sobre el cierre que marcó el 2-1 para Eslovaquia.

Después de una noche algo agitada por diferentes rumores sobre la inclusión o no de Coria en el primer partido del domingo (se especuló sin asidero, desde la Argentina, que entraría Gaudio), todo continuó tal cual estaba previsto. Coria, mucho mejor plantando desde el fondo que el viernes, sustentó su trabajo con pasajes de gran desgaste físico, principalmente por una cuestión meramente técnica: Hrbaty jugó sin esfuerzo, muy cómodo y apuntando al lugar justo donde su rival estaba más comprometido. El eslovaco cedió su servicio al comienzo, pero inmediatamente Coria -que insinuaba cierta problemática con su saque, con varias faltas- hizo lo propio luego de correr demasiado de una punta a la otra, produciendo una erosión descomunal en sus piernas.



• La ceremonia del sorteo se llevó a cabo sobre la cancha donde se jugaría la serie.


Aún bajo circunstancias adversas, como un público insistente y un cancha traicionera en sus piques, el argentino quebró dos veces y llegó a estar 5-4. Fue un game crucial, jugado con paciencia por ambos. Tuvo mejor enfoque Hrbaty, sin dudas un experto en “su” superficie: con tres tiros ganadores y un drive de Coria a la red recuperó el servicio e igualó en cinco, desmoronando el gran esfuerzo del argentino que desembocó en el tie-break. Tras pedir trainer por su pantorrilla izquierda, el final llegó tras dos horas. “Todas las tácticas que quise aplicar tenían réplica. Respondió muy bien, sacó bien, hizo todo perfecto y para mi fue muy difícil”, alcanzó a decir Coria.

El estallido fue tremendo. Mecir se abrazó con su jugador y luego fue alzado en andas. Se lo merecía, porque condujo a un equipo compacto y humilde, que encontró en su tierra un verdadero valle de pasiones. Un muy buen diez para los jugadores y espectadores locales, quienes luego de la victoria abrieron y mostraron un improvisado mantel con un texto escrito con marcador grueso que decía: “Argentina, eres fantástica. Gracias. Los aficionados eslovacos”. Y a continuación, aplaudieron a los argentinos quienes respondieron con la misma moneda. Un ejemplo que llevó a las lágrimas a la mayoría de los presentes, incluyéndonos, amén del triunfo o la derrota, mostrando el costado cabal que aún conserva una porción del deporte.

Para cumplir con la promesa que habían expresado en los días previos, los integrantes del equipo eslovaco se raparon las cabezas en el vestuario, mientras Kucera ya estaba en la cancha para el quinto punto con Puerta, que reemplazó a Nalbandian y abandonó en el tercer set por una contractura en los músculos de su brazo izquierdo. Se configuró, entonces, el 1-4 en contra, a 11.000 kilómetros de casa. El fin de la ilusión 2005 y el comienzo de una renovado camino que ya tenía nombre y fecha: Suecia, en febrero del año siguiente, como locales. Esa, sin dudas, fue otra historia bien diferente.



• Vista general del Sibamac Arena en Bratislava durante el partido entre Guillermo Coria y Karol Beck.


Grupo Mundial - Semifinales
República de Eslovaquia a Argentina 4-1
Bratislava, República de Eslovaquia, carpeta indoor
23-25 de septiembre 2005

Karol Beck (SVK) a Guillermo Coria 7-5, 6-4 y 6-4
David Nalbandian a Dominik Hrbaty (SVK) 3-6, 7-5, 7-5 y 6-3
Beck/Michal Mertinak (SVK) a Nalbandian/Mariano Puerta 7-6 (5), 7-5 y 7-6 (5)
Hrbaty a Coria 7-6 (2), 6-2 y 6-3
Karol Kucera (SVK) a Puerta 4-6, 6-3, 2-1 y abandono

* Presente en la serie disputada en Bratislava.



• Testimonio: el presidente de la AAT, Enrique Morea (de frente), le traslada su reclamo por la superficie al vicepresidente de la Federación Internacional de Tenis, el español Juan Margets.


Por las canchas utilizadas en Australia y Eslovaquia 2005
AAT: reclamo y advertencia

La Asociación Argentina de Tenis envió el 4 de agosto de 2005 dos notas a la Federación Internacional de Tenis (FIT) para dejar asentados reclamos y observaciones con respecto a la serie por la Copa Davis disputada contra Australia y para expresar preocupaciones y temores por la superficie que se utilizaría para las semifinales contra Eslovaquia. Por Australia, la AAT enumeró tres elementos que consideró que no cumplieron las exigencias mínimas para una serie de esa naturaleza: la cancha de césped (“La peor que he conocido” señaló el presidente de la institución, Ing. Enrique Morea), por no ser la adecuada para el invierno y por su excesiva humedad en ciertos sectores, con el riesgo de lesión que ello implicó para los jugadores; la ubicación del estadio central, muy lejos del hotel de las delegaciones, a cuarenta y cinco minutos de automóvil, y las canchas de entrenamiento, no sólo por tener una superficie diferente a la utilizada en el estadio de la serie, sino también por estar ubicadas a una hora de viaje de la cancha de la serie.

“Debemos ser exigentes con todos los países por igual, tanto con Australia como con el resto del mundo”, decía un pasaje de la nota aclarando que por más de que algunas superficies puedan estar autorizadas, tal vez ante ciertas circunstancias o en función de la época del año su uso no debiera ser permitido. En cuanto a Eslovaquia, la nota decía básicamente: “Conociendo que España ha hecho saber a la FIT su desacuerdo sobre la superficie que se utilizó en Eslovaquia nos preocupa encontrarnos con la misma situación cuando juguemos las semifinales en Bratislava”. Y se hacía referencia al artículo 36, inciso a, en el cual se menciona que la superficie debe ser utilizada en un torneo de Grand Slam o, en su defecto, en un mínimo de tres torneos del circuito profesional masculino.

También aclaraba que “cuando una eliminatoria se juega sobre moqueta el país anfitrión deberá comunicar su tipo y la base sobre la que se colocará para su aceptación y aprobación por la FIT y la nación visitante”. Y terminó advirtiendo: “No queremos encontrarnos con una situación similar a la presentada el año anterior en Belarús, en donde la superficie era excesivamente rápida por la moqueta empleada y por la base sobre la cual estaba colocada. Es por esto que la AAT solicita que se le informe sobre la cuestión, en defensa de nuestras posibilidades, del buen desarrollo del deporte y del normal desempeño de nuestro equipo para no encontrarnos, luego, con hechos consumados e irreversibles imposibles de subsanar al momento del encuentro”.

La FIT respondió a las inquietudes de nuestros dirigentes: “La superficie será dura, acrílica, de marca Premier y no una carpeta. Cumple estrictamente con la reglas de la Copa Davis”. Y en la misma respuesta se incluyó detalles de los trabajos de normalización que estaba realizando: mediciones para que el “pace” (algo así como un modo o velocidad de traslación) sea lo más justo posible. Ante esta respuesta, la AAT envió un nuevo comunicado a la FIT en el que solicitó que, ante el desconocimiento de qué es específicamente una “superficie dura de acrílico”, se le informe en qué torneos del circuito profesional masculino se utilizaba. El final de la historia, como se dijo, resultó una carpeta de goma...

© Copyrigth Eduardo Puppo - Prohibida su reproducción
Foto: Eduardo Puppo 2005





Volver a página principal
Acerca del autor
CONTACTO


ATAJOS RECOMENDADOS

INFO >>

Menores AAT
Seniors AAT
AAT Interclubes
AAT Area Amateur
AAT calendario nacional

WTA rankings
WTA calendario

ATP rankings
ATP calendario
ATP challengers
ATP cuadros y orden
ATP Champions Tour
ATP resultados archivo

ITF Women's/Futures

SCORES en vivo


SERVICIOS >>

Const. canchas
Accesorios
Prof. Alejo Russell
Tenis Argentina (TA)
Tenis Argentino
Tenis Registrado
EAPT
IDTC
Prof. Sudamericano
PTR
CIRCUITO TENIS (amateur)
Clubes Arg.
Reglamento ITF
Vocabulario
Tenis para ciegos ARG
ANUNCIAR Tenniscom.com

SOLIDARIOS >>

Fund. D. Nalbandian
Fund. Baccigalupo
Un techo para mi país

SITIOS INTER.
>>

Australia
Roland Garros
Wimbledon
US Open
FIT
COSAT
Copa Davis
Fed Cup
Club Internacional (CI)
Clubes Centenarios
Steve G (estadísticas)

SITIOS AMIGOS
>>

TENIS SPORTS
Fuebuena.com.ar
Revista GRIP
Vilas.com
Bud Collins
Primer Servicio
Blog de Maller
Tennis7
La legión argentina
Tiro Ganador
Tenis que no vemos
Segundo Saque
Te.Me.Na
Next Tenis
A Pleno Tenis
Tenis Digital
Tenis.com.ar
A Todo Tenis
Top Tenis
Teenis (menores)
Tenis en red
Diana Gabanyi
Ubitennis (español)
Planeta Tenis (español)
Tennisthis


FOTOS >>

Ron Angle/Beimages
(World Wide)
Mariano Abad
(Francia)
Sergio Llamera
(Argentina)
Fotosports
(Gran Bretaña)


ALGUNOS TWITTERS

@thetennisbase
@YASportsLAT
@sabatinigabyok
@AATenis
@Tenisports
@SegundoSaqueTV
@ZubiTennis
@christophclarey
@joseluisd
@unmoroenlacosta
@GuilleSalatino
@ccervino
@guillecapora
@MallerMarcelo
@gonbonadeo1963
@sebatorok
@marcelogantman
@QuiqueCano
@dannymiche
@pviola14
@marcos_z
@goitiatenis
@BATennisCom
@jorgeviale
@ArgentinaOpen
@sebastianfest
@Edu_sport
@TomasRodriguezC
@almoznychiche
@GimenezSole
@aleklap
@RevistaGRIP
@ETQNV
@FootFaultMgz
@LaLegionARG
@Diego_Hartfield
@picomonaco
@guillecoria
@JuanIChela
@delpotrojuan
@zabala7
@MinuMiniussi
@MJaite64
@christophclarey
@javifranatenis
@gastongaudio
@MVassalloA

© Copyright 1999-2016 - EP PRESS Argentina/Eduardo Puppo | Todos los derechos reservados | Fotos © Ron Angle / Miguel Angel Zubiarrain / Art Seitz / Sergio Carmona / Mariano Abad / Sergio Llamera / Tenniscom.com / Fotosports | AVISO LEGAL: nuestra política de contenidos (leer antes de utilizar el sitio)