/ Visitas
clocks for websitecontadores web
Copa Davis/Argentina

• Los codiciados tickets para acceder a la final mundial de Copa Davis en Mar del Plata 2008.


Buenos Aires Lawn Tennis Club
Un court construido “a medida” para el
cuerpo y el alma de Vilas


El día después, como sucedía desde 2001 siendo locales, no fue de festejo para los argentinos amantes del tenis y, por qué no, del deporte. La final mundial de Copa Davis se convirtió en cuestión de estado, con todo lo que se puede imaginar de lo bueno y de lo malo, y culminó en una “inesperada” derrota. Desde el primer día, el empeño organizativo, con mucha gente destinada desde la AAT y los demás grupos enlazados, mostró más el alma que la capacidad física limitada por el poco tiempo del que dispusieron. Pero se llegó y globalmente se puede afirmar que se pasó la gran prueba. Con entusiasmo buscaron muchos detalles que no se ven a simple vista; con admiración y pasión, por ejemplo, trataron los traslados de la Copa Davis, casi con lágrimas en los ojos de los encargados de tal honor. En conjunto, para que la imagen oficial estuviera acorde al acontecimiento.

Sin entrar en esos puntos finos pero cruciales a la hora del balance, se vio un montaje prolijo y de buen gusto, tanto en el exterior como dentro del estadio Islas Malvinas. La película que captó el mundo creemos que resultó eficiente y la deseada desde las altas esferas que se movieron a tal fin. Pero aún así, bien vale la pena enumerar aciertos y errores, que siempre sirven para tenerlos a mano en el instante de los replanteos de cara al futuro. Y que quede escrito: queremos ser positivos pero objetivos, realistas. Cada uno sabrá qué debe hacer en una nueva oportunidad.

Fue archiconocido que la movida de la finalísima se inició a minutos del triunfo contra Rusia el 21 de septiembre de 2008. El primer round tuvo que ver con la sede: se barajó una docena de posibilidades arriba de la mesa de la Asociación y la disputa decisiva fue entre Córdoba y Mar del Plata, con el resultado a la vista. Simultáneamente entró en acción el tema económico: cuánto ganaría cada uno, la oferta de los políticos para ganar la pulseada en su ciudad, cifras millonarias en dólares…

En el libro Enredados, de Sebastián Fest, Arturo Grimaldi, por entonces vicepresidente primero de la Asociación, dijo: “En mis diez años en la AAT, mi momento más complicado fue Mar del Plata, sin ninguna duda. Y me haría una autocrítica: tendría que haber puesto punto final a la discusión de plata 30 días anes del evento. Pero apareció una cantidad de plata no lógica, fruto de las expectativas de los argentinos, una plata que no existe en ningún lugar del mundo. El capitán y los jugadores cobraron 3.850.000 dólares. El principal desacuerdo fue acerca de un debate que ya estaba cerrado. Nosotros hacíamos un aporte de 250.000 dólares para los jugadores y, cuando aparecieron los seis millones (luego Grimaldi precisó que fueron 'alrededor' de siete) a mí me pareció lógico que se diera marcha atrás (en la cesión) y ellos se quedaran con sus tres millones y nosotros con los nuestros. No era una diferencia importante, pero uno trató de conversarlo y finalmente transamos. Pero eso lleva siempre un desgaste”, afirmó.

Hasta allí, se podría decir que nada anormal por lo que se avecinaba. Haber estado durante nueve días en la ciudad balnearia nos nutrió de los pensamientos de la gente, casi desde las entrañas de la mismísima Copa Davis. Lo más sano es colocar en una lista los pro y los contra -sin un orden preestablecido- para tamizarlos e intentar superarnos en la búsqueda de la excelencia. Dos aclaraciones: no en todos los casos compartimos los parámetros expuestos, sino que fueron los recogidos en todo el proceso, a modo de resumen y ninguno de los que estuvimos relacionados -desde lo mediático u organizativo- escapamos a las generales de la ley, porque el éxito siempre es de todos y la derrota, como siempre, no tiene padres.



Hay que destacar la ceremonia de apertura, emotiva y colorida, bien coordinada y con los tiempos previstos al segundo; el orden en cancha incluyendo a la seguridad en el sector, ya que no hubo colados ni corridas; la predisposición de los marplatenses, tratando de solucionar cada problema sobre la marcha; el paladar exquisito de los salones utilizados para cada acto (sorteo, cena, media party) y su ornamentación; la cosmética del estadio al mejor nivel internacional, etcétera.

Por el lado de los jugadores, se criticó que el equipo asistiera al casamiento de Juan Ignacio Chela entre el viernes y el sábado previos por dos cosas: perder el foco restando horas de entrenamiento y, desde la oposición, que lo hicieran en un avión de la flota oficial (un Cessna C-550) a cargo de la provincia. También se apuntó a la tardanza para poner a punto la cancha, variando la velocidad en forma constante y quitándole más horas a las prácticas.

En este rubro Nalbandian se centró en el foco de las miradas por ser el referente. En la previa tuvo grandes diferencias con la dirigencia, en mayor medida con el presidente de la AAT, Enrique Morea; luego se le endilgó no asistir a las mini reuniones de cortesía con los periodistas tras los entrenamientos, no contestar alguna pregunta en inglés pedida por periodistas británicos en el sorteo, no ir a la conferencia tras el dobles dejando solo a Calleri, fue tildado por muchos allegados al tenis como un líder negativo, se habló de codicia referida a los potenciales sponsors que conseguiría para su provecho, de mala educación en el trato con la prensa en general y con algunos periodistas en particular, sus diferencias con Del Potro (desde que comenzó la novela de la sede) y con Cañas (luego de las semifinales de este año), que manejó el armado de los equipos en los últimos encuentros salteando la autoridad de Mancini, sus cartas a los dirigentes de la AAT por la sede.

Pasando al costo de las entradas, sus precios fueron poco menos que faraónicos, no se tuvo nunca certeza de dónde y cuándo saldrían a la venta hasta pocas horas antes del inicio de la serie, la gente durmió en la calle pugnando por uno de los escasos asientos disponibles que se vendieron en el estadio, por internet contadas personas pudieron hacer la transacción, la reventa contó con una plataforma ideal para funcionar, fueron inaceptablemente caras por el lugar físico ofrecido, con asientos muy chicos y juntos, sin respaldo, especialmente en la parte alta del complejo.

Allí comenzó el primer gran inconveniente, pues una persona obesa o corpulenta no entraba y ocupaba una porción de uno o ambos asientos laterales impidiendo ser utilizado por otra. Comprobamos seis de esos casos en los sectores cabecera alta E y codo alto F: donde debían sentarse doce seres humanos apenas lo hacían seis o siete apretados. Imaginamos que lo mismo pasó en los lados opuestos y allí no existió la solidaridad: cada uno cuidó su “cola” y a pocos les importó el prójimo, tuviera o no entrada.

Los chicos que oficiaron de acomodadores se vieron rápidamente desbordados; el personal de seguridad no tuvo autoridad para descongestionar las escaleras, repletas de personas, la mayoría ¡sin ticket ni credencial!, lo que ratifica que tuvieron el visto bueno de alguien para acceder de cualquier manera. Así vimos a personal de catering, limpieza, stands, invitados de carpas VIP, amigos de amigos sin nada para mostrar en sus manos, sentados donde debía estar la gente que pagó por su asiento. La lucha, en ese aspecto, fue estéril. Quien tuvo la responsabilidad en ese aspecto, falló catastróficamente. Esto desembocó en peleas, empujones, insultos entre el personal y espectadores. Ejemplo: un fotógrafo, trastabillando por las personas que no se corrían de los pasillos, quedó colgado de la baranda a varios metros de altura, cámara y lente en mano, salvando su vida al quedar sus piernas trabadas en la baranda…

Todo demasiado riesgoso, que no terminó en tragedia de milagro, agravado por la presencia de discapacitados en silla de ruedas en la bocas de salida: fueron irresponsablemente colocados en el área menos indicada ya que nadie previó un apartado especial en cancha, como se merecen. El resultado fue previsible: los atropellaron sistemáticamente, con personas golpeándose una tras otra y generando momentos muy desagradables. A la salida, los fornidos encargados de cuidar a los espectadores les gritaban con prepotencia para que desalojaran el estadio por una puerta diferente a la natural que tocara e incluso abriéndolas y cerrándolas inexplicablemente en el medio de la desconcentración. Más nerviosismo y agravios innecesarios.

Aún con esa incomodidad y a pesar de los insultos del segundo día a los visitantes (“A estos putos le tenemos que ganar”, la frase de moda, que obligó a una exjugadora local, Bettina Fulco, a pedirle a la gente que se calmara porque el equipo nacional podía ser castigado), el público apoyó con el corazón, más allá de los ventajistas y “piolas” que en cualquier época sólo buscan perjudicar al otro. La pregunta generalizada fue: con tanta política en el medio ¿dónde estaban los acostumbrados inspectores que circulan en masa en cualquier espectáculo?

Un tirón de orejas para quienes no respetaron la prohibición de entrar con filmadoras (estipulada por la FIT), grabando imágenes a diestra y siniestra. Y lo mismo con varios medios televisivos sin derechos, que saltearon una y otra vez las barreras con la anuencia de los controles (llevaban cámaras Beta, imposibles de ocultar por su tamaño) y con eso ignoraban olímpicamente las órdenes establecidas de antemano. Lo increíble fue ver luego notas en programas no acreditados, logradas en el centro de la acción, algo que nadie podría explicar sin el vía libre de los contratados para evitarlo. En ese aspecto, la seguridad falló rotundamente. Y quedó grabado…

Otro párrafo para los constantes robos: comenzó en el hotel Hermitage cuando le sustrajeron a la televisión española (TVE) una cámara de alta gama y una isla de edición, como así también un maletín al comercializador de la Copa Davis en el mismo hospedaje, una cámara fotográfica profesional con teleobjetivo durante el sorteo en el Provincial, otra en la Sala de Prensa (¡al fotógrafo oficial de la FIT!), un handy, dos grabadores y… todas las canillas de los baños químicos del estadio.

Las tarifas hoteleras sufrieron incrementos ridículos: una habitación de 25 dólares pasó mágica e impunemente a 120 de la moneda estadounidense “sólo por esa semana”. En el caso de los oficiales, al pagar, el hotel no era el receptor de la plata, sino “alguien” ajeno al mismo, que instaba a los clientes a “encontrarse en el lobby para abonar”. Eso generó dudas en lo cristalino de las operaciones, que muchos hicieron conocer indignados, especialmente y como dato comprobable, varios periodistas españoles. Los damnificados apuntaron a Gustavo Pulti, el intendente de Mar del Plata, por no frenar la política oportunista generalizada. No se contrólo semejante despropósito donde todos se vieron atrapados en un callejón sin salida y debieron pagar cifras poco éticas.

Lo mismo sucedió con la gastronomía en el predio durante los tres días de juego, rayano a lo absurdo: hamburguesas a 12 pesos (normalmente a 6); simples sándwiches de carne a 20; la latita de gaseosa y la botellita de agua mineral a 7 (3 y 2 respectivamente como máximo en cualquier kiosco aledaño). Los espectadores, indignados y resignados, no dejaron de protestar por las inmediaciones con una sola voz: “Esto fue un robo, las entradas, la hotelería y la comida”.

La falta de estacionamientos adecuados, que padecieron espectadores y periodistas, incluyó a fotógrafos y camarógrafos de TV, quienes tuvieron que circular entre tres y diez cuadras con sus equipos a cuestas conviviendo con el peligro que ello supone. Y además, dejar entre 20 y 50 pesos para que los “trapitos” les cuidara el auto sin ninguna garantía. Se sumaron varios piquetes en las cabeceras de la Av. Juan B. Justo reclamando entre otras cosas por presupuestos de salud y patrimonios culturales. Sin embargo, el ingreso de la gente, formando largas colas, resultó rápido y sin percatar fastidios tras alguna descoordinación la primera jornada.

Al terminar la entrega de la Copa Davis a los jugadores españoles, de los ángulos de la cancha se pusieron en funcionamiento un par de cañones lanza papelitos, que llenaron el ámbito de color. Pero la lluvia de rectángulitos fue celeste y blanca… Nadie pensó que se podía perder y que el festejo lo harían los visitantes. En casos como este, lo mejor y sin temor a fallar, es tirar mitad y mitad: la fusión multicolor hubiese sido el broche ideal para la unión entre ambos países.



La “odisea” de comprar una entrada

Una aficionada al tenis, constante seguidora del equipo argentino en cuanta serie se jugó en nuestro país, realizó un detallado informe sobre sus penurias para tratar de comprar un ticket para la final de Copa Davis 2008. Este es un resumen de cada paso que dio, infructuosamente, en la búsqueda de un lugar en el Polideportivo Islas Malvinas.

• El martes 11 de noviembre, tal como habían informado por segunda vez (la primera fecha fue el 7 del mismo mes pero lo postergaron) salieron a la venta los abonos para la final de la Copa Davis.

• Desde las 8 de la mañana estuve conectada a la página de Ticketek, la cual se “colgó” varias veces hasta llegar al momento clave: las 9, horario en el cual estarían disponibles las entradas online.

• En ese momento la página directamente no respondía. A las 9:20 por fin logré entrar y marcar cuál era la opción de compra que yo quería y cantidad (Paso 1 para la compra de entradas por Ticketek; el siguiente es donde suman los abonos que se quiere comprar, los gastos correspondientes y completar los datos de la tarjeta de crédito con la cual se va a efectuar la compra).

• En ese punto es donde la página de Ticketek dejaba de funcionar, ya que no sumaba absolutamente nada.

• Seguí con la operación porque tal vez era un error de ese momento, pero al llegar al Paso 3, en donde se confirman la operación, aparecía un cartel que decía: “Ud. no ha agregado nada para su compra”.

• Probé varias veces y siempre lo mismo, no me sumaba ningún abono... Yo seguía insistiendo, ya que mi pensamiento era: si estaban agotadas, directamente aparecería en un gris más claro y con la aclaración de AGOTADO y no me dejaría pasar al Paso 2.

• Así seguí probando hasta las 11:20, horario en cual intenté hacer lo mismo y ya directamente me aparecieron todas las entradas AGOTADAS (excepto las Cabeceras Alta A de $ 2.880.- precio que yo no podía pagar).

• Estuve analizando los números respecto de la capacidad del estadio y la verdad es que son obvios. Se había estipulado que el Polideportivo tendría una capacidad, luego de las reformas planteadas, para 11.100 personas. Y de acuerdo a los porcentajes publicados en todos los medios, correspondientes a las formas en que se debían distribuir los lugares, obtendríamos los siguientes números:

-Sponsors Internacionales 11% (1.221 tickets)
-Sponsors Locales 10% (1.110 tickets)
-Prensa y Protocolo 20% (2.220 tickets)
-Localidades en venta en España 20% (2.220 tickets)
-Localidades vendidas a Federaciones de tenis del interior del país 19% (2.109 tickets)
-Localidades en venta al público en general 20% (2.220 tickets)

• Pero la capacidad final de estadio fue de 9.800 personas (¡1.300 menos!). De esa forma, el 80% destinado a todos los ítems fuera del público, dio 7.840 abonos, por lo que quedaron para la venta general apenas 1.960.

• Exactamente 300 se vendieron en las ventanillas de Mar del Plata. El remanente fue, entonces, de 1.660, muchos de los cuales se tenía que esperar que fueran devueltos por las Federaciones del interior.

• A los pocos días se habilitaron nuevamente abonos para comprar sólo por la vía Internet, no telefónica), sin ningún tipo de aviso previo. Igualmente, tal como pasó el martes de la semana anterior, volvió a aparecer el error al elegir los abonos mas “económicos”.

• Antes, al seleccionar no sumaba al carro de compras. En esa segunda oportunidad estaban como habilitados para la compra pero cuando se marcaba el abono elegido pasaba a una segunda pantalla en donde decía “Error - Secciones Agotadas - Vea Disponibles”. Los errores eran en los abonos de $ 960 y de $ 2.400, no así en los de $ 2.880. El Paso 2, en donde totalizaba el importe de los abonos, gastos, etc., siempre aparecía en $ 0.- el martes anterior.

• Pese a toda la bronca e indignación que me generó no poder comprar mi entrada en tiempo y forma, proseguí un tiempo con la esperanza de poder conseguir un abono o aunque sea una entrada para ir el domingo. Pero no estaba dentro de mis planes comprar una entrada de reventa, sería seguir alimentando ese mercado negro. Firmado: Constanza Markulin.


© Copyrigth Eduardo Puppo - Prohibida su reproducción
Fotos: Eduardo Puppo 2008





Volver a página principal
Acerca del autor
CONTACTO


ATAJOS RECOMENDADOS

INFO >>

Menores AAT
Seniors AAT
AAT Interclubes
AAT Area Amateur
AAT calendario nacional

WTA rankings
WTA calendario

ATP rankings
ATP calendario
ATP challengers
ATP cuadros y orden
ATP Champions Tour
ATP resultados archivo

ITF Women's/Futures

SCORES en vivo


SERVICIOS >>

Const. canchas
Accesorios
Prof. Alejo Russell
Tenis Argentina (TA)
Tenis Argentino
Tenis Registrado
EAPT
IDTC
Prof. Sudamericano
PTR
CIRCUITO TENIS (amateur)
Clubes Arg.
Reglamento ITF
Vocabulario
Tenis para ciegos ARG
ANUNCIAR Tenniscom.com

SOLIDARIOS >>

Fund. D. Nalbandian
Fund. Baccigalupo
Un techo para mi país

SITIOS INTER.
>>

Australia
Roland Garros
Wimbledon
US Open
FIT
COSAT
Copa Davis
Fed Cup
Club Internacional (CI)
Clubes Centenarios
Steve G (estadísticas)

SITIOS AMIGOS
>>

TENIS SPORTS
Fuebuena.com.ar
Revista GRIP
Vilas.com
Bud Collins
Primer Servicio
Blog de Maller
Tennis7
La legión argentina
Tiro Ganador
Tenis que no vemos
Segundo Saque
Te.Me.Na
Next Tenis
A Pleno Tenis
Tenis Digital
Tenis.com.ar
A Todo Tenis
Top Tenis
Teenis (menores)
Tenis en red
Diana Gabanyi
Ubitennis (español)
Planeta Tenis (español)
Tennisthis


FOTOS >>

Ron Angle/Beimages
(World Wide)
Mariano Abad
(Francia)
Sergio Llamera
(Argentina)
Fotosports
(Gran Bretaña)


ALGUNOS TWITTERS

@thetennisbase
@YASportsLAT
@sabatinigabyok
@AATenis
@Tenisports
@SegundoSaqueTV
@ZubiTennis
@christophclarey
@joseluisd
@unmoroenlacosta
@GuilleSalatino
@ccervino
@guillecapora
@MallerMarcelo
@gonbonadeo1963
@sebatorok
@marcelogantman
@QuiqueCano
@dannymiche
@pviola14
@marcos_z
@goitiatenis
@BATennisCom
@jorgeviale
@ArgentinaOpen
@sebastianfest
@Edu_sport
@TomasRodriguezC
@almoznychiche
@GimenezSole
@aleklap
@RevistaGRIP
@ETQNV
@FootFaultMgz
@LaLegionARG
@Diego_Hartfield
@picomonaco
@guillecoria
@JuanIChela
@delpotrojuan
@zabala7
@MinuMiniussi
@MJaite64
@christophclarey
@javifranatenis
@gastongaudio
@MVassalloA

© Copyright 1999-2016 - EP PRESS Argentina/Eduardo Puppo | Todos los derechos reservados | Fotos © Ron Angle / Miguel Angel Zubiarrain / Art Seitz / Sergio Carmona / Mariano Abad / Sergio Llamera / Tenniscom.com / Fotosports | AVISO LEGAL: nuestra política de contenidos (leer antes de utilizar el sitio)