/ Visitas
clocks for websitecontadores web
Copa Davis/Argentina

• Día de práctica en Agadir. Descansan Nalbandian y Coria. Más atrás, Leonardo Mayer, que viajó como sparring.


Copa Davis Argentina vs. Marruecos 2004
Las mil y una alegrías

Las mil y una noches de luna llena -característica increíble y chequeada de Agadir- se mezclaron de pronto con días y días de un sol técnicamente perfecto, como un gran cóctel que la naturaleza reserva en esas tierras tan atractivas como exóticas. Hasta allí llegó el seleccionado nacional de Copa Davis. A una ciudad atrapante, ubicada a unos 600 kilómetros al sur de Rabat y previa escala en la siempre enigmática Casablanca, la misma que eternizó Holywood con Humphrey Bogart en el '42 y más tarde Peter O'Toole como Lawrence de Arabia. Marruecos, bajo un constante ritmo de música beduina y el inmenso Sahara bien cerca, marcó el inicio de un año difícil en aquella competencia, pero también confirmó que con las dos mejores cartas en plenitud, los planes eran bien serios.

Quizá, colocando a la victoria en un costado, la escala africana representó un punto de inflexión para la historia deportiva argentina. No queríamos pecar de exitistas ni ser despreciativos con los demás jugadores, pero la conciencia se generalizó: si todo seguía la proyección que indicaba la materia prima que se manejaba, las chances de éxito superaban ampliamente a las posibilidades de derrota. Parece una frase simple pero encierra un enorme menú de lecturas. Y que en esa porción de tiempo debía ser analizada tomando de la mano a la realidad. No importaban los mañanas ni el pasado. Valía el presente.



• David Nalbandian en una de sus prácticas de natación, en el hotel oficial donde estaba alojada la delegación argentina.


Para quienes no estaban muy empapados con la esencia del tenis argentino, fue conveniente en ese instante hacer un balance de lo bueno y lo malo luego de la expedición marroquí. Resultó clarísimo que sobraban ganas y compromiso a la hora de entrar a representar al país. Si los chicos llegaron hasta esos cuartos de final y eran considerados potencia, no representaba un regalo. Fue un concepto ganado y con creces. Existían señales: el debut de Guillermo Coria, no por esperado, resultó un paso fundamental en su carrera. Fue darle una mano de concreto a su mentalidad, hacerla mucho más dura todavía. Si le faltaba algo, era sentirse seguro en una competencia tan delicada como la Copa Davis. Muchos dirán que no le tocó un estreno para asustarse, pero lo hizo con presencia y calidad, con soltura y dinamismo.

Lo de David Nalbandian trascendió siempre los límites rectangulares de una cancha de tenis. Estaba muy enfocado en su rol de gran jugador que no escatimó esfuerzo ni tiempo para apuntarlo: si bien todos se ocuparon de sus entrenamientos profesionalmente, David parecía no tener techos físicos, pues toda la semana previa a los partidos jugó tenis, hizo interminables largos en la majestuosa pileta del hotel oficial, montó a caballo (también en camello, durante una producción fotográfica para un matutino), fue al gimnasio, salió a correr... Y cuando ya muchos se recostaban en las reposeras a mirar la puesta de sol, él se iba con su preparador físico para hacer un par de “toques” con alguna mancuerna. Ojo, lo de los demás integrantes del equipo fue tan increíblemente intenso como lo del cordobés, pero es sano explicar un poco más en detalle el espíritu de uno de los jugadores más representativos que poseía la formación.



• En la producción especial para la portada del suplemento deportivo de La Nación.


Coria y Nalbandian se unieron nuevamente para formar un conjunto argentino. Curiosamente, Gustavo Luza, el capitán, fue el mismo que los condujo en la época de juveniles. Los conocía a la perfección. Muchos de los ojos del mundo estaban puestos en esos adolescentes-hombres. No en vano el presidente de la Federación Internacional de Tenis, el italiano Francesco Ricci Bitti, prefirió trasladarse hasta Agadir en vez de ver algún otro match de los ocho de primera rueda. Eran figuritas mimadas del circuito. Otro dato: ante el paso atrás de Ferrero y Moyá en la eliminatoria España-República Checa, en el fin de semana de la ronda inicial 2004 el único equipo que tuvo dos top-ten entre sus filas fue el argentino.

Claro que no todo fue Coria y Nalbandian. Viéndolo de afuera, el poder de fuego que teníamos era tremendo: hasta nos dimos el lujo de utilizar a un singlista de excepción como Agustín Calleri para que jugara el doble, con la siempre tranquilizadora alternativa de ser un punto ganador en individuales. Y basta remontarse a Málaga 2003 y preguntarle al “Mosquito” Ferrero. Junto a él, uno de los mejores doblistas del mundo, Lucas Arnold Ker, que tampoco le escapó a la entrega, a la pasión por representar al país y, obviamente, dueño de la técnica necesaria para este tipo de situaciones que se viven bajo gran presión.

Luza, que transitaba su cuarta serie en la silla de conducción, compaginó sin problemas la estrategia del fin de semana. Venía de estar al frente del seleccionado semifinalista mundial en Málaga, que encerró diversas controversias fuera de la cancha y le venía bien un poco de tranquilidad deportiva. Lo logró y depositó a su cuadrilla en cuartos de final. Además, tuvo la visión de llevar a dos sparrings de lujo y que, con los años, ocuparon sus puestos en el equipo: Horacio Zeballos y Leonardo Mayer.



• Los capitanes: Karim Alami, de Marruecos, y Gustavo Luza, de la Argentina, durante la cena oficial.


Párrafo aparte para los jugadores locales: Younes El Aynaoui, todo un señor, se cansó de brindarse como anfitrión. A sus “rivales-amigos” y al resto de la delegación, incluidos nosotros, los periodistas. Con una sonrisa constante hasta ofició de traductor cuando su compañero, Hicham Arazi, abandonó ante Nalbandian. Siempre aportó su ayuda para que la permanencia fuera más agradable. Y lo mismo para el capitán, Karim Alami, quien entrenó mucho tiempo en la Argentina bajo las órdenes de Charly Gattiker. Esperaban mucho más de la serie, que se les fue a pique dos veces. Primero con la lesión de El Aynaoui y luego cuando Arazi no pudo más, sin dudas por la fatiga de tanto trajín tras llegar a los cuartos de final en el Abierto de Australia jugado días antes bajo condiciones climáticas extremas.



• El equipo argentino en Agadir. Agustín Calleri, Guillermo Coria, David Nalbandian, Gustavo Luza (capitán) y Lucas Arnold Ker.


El ruidoso público -que cubrió unos 3.500 lugares del estado Salle Inbiaat- no tuvo más remedio que resignarse ante los hechos. Las banderas rojas con la estrella negra flameó poco y los otros dos chicos -Tahiri y El Aarej-, pura voluntad, no pudieron ni siquiera acercarse al nivel que requiere este tipo de contienda. Hacía mucho tiempo que la formación nacional no regresaban con una victoria: desde octubre de 2000, cuando Squillari, Puerta, Calleri y García vencieron a los colombianos en Bogotá. Y más aún si nos remontamos a triunfos en estadios cubiertos: hay que viajar en el tiempo hasta Alemania 1984, cuando Guillermo Vilas jugó su último match en la Davis, contra el germano Michael Westphal.



• Tradicional festejo en el vestuario: jugadores, sparrings y parte del cuerpo técnico argentino.


Si el río suena hay que prestarle atención. Porque no estábamos frente a dos o más colosos individualistas, algo que se demostró en los años que siguieron. En esa serie, la amistad y el compañerismo le ganaron, por lejos, a cualquier atisbo de egoísmo. Sentimos en carne propia que esos jóvenes legionarios no se callaban nada, es cierto, porque mostraron su personalidad, pero también un corazón grande para separar los tantos y abrirse de par en par cuando se trató de la bandera. El clima que por suerte pudimos palpar estando tan cerca de ellos en Marruecos, fue el ideal para conseguir grandes cosas. Cada uno con una responsabilidad y empujando para un mismo lado. Aunque tal vez los de menor edad en el conjunto no llegaban a darse cuenta de la gigantesca misión que llevaban adelante, el tiempo les haría un gran regalo: el reconocimiento a la potencia que representaron. Porque el deporte siempre entrega momentos de felicidad, en mayor o menor medida y circunstancias. Algo así como un reposo luego del trabajo, del estudio, de los sinsabores de la vida.



• Oficiaron de peloteadores durante las prácticas argentinas: Horacio Zeballos y Leonardo Mayer.


En Agadir, Coria, Nalbandian, Calleri y Arnold Ker funcionaron como nexo con ese pedacito de alegría que nos devuelve, en lo cotidiano, la esperanza de que no todo está perdido. Volvimos satisfechos en varios campos: agradecidos al tenis y a la profesión por alcanzarnos a una porción del mundo tan lejana como mística. Comimos el tradicional “cuscús”, una sémola con verdura y cordero, y bebimos el té “nuevo”, hecho con té verde, menta y azúcar, bien refrescante y uno de los símbolos de la cortesía lugareña. El trago amargo, aunque no referido al deporte, llegó 16 días después, cuando leímos las malas noticias provenientes de Marruecos: un nuevo terremoto -como el sufrido en 1960- causó más de 600 muertos en el norte de la ciudad e incluso repercutió en España, en Andalucía, Cádiz, Almería y Málaga. Doloroso para ellos y para los que convivimos esos días en sus tierras, porque nunca olvidaremos la hospitalidad, la alegría y la predisposición que nos ofrendaron, aún sin entender demasiado los dialectos del Berber.

Grupo Mundial - 1º rueda
Argentina a Marruecos 5-0
Agadir, Marruecos, carpeta indoor
6-8 de febrero 2004

Guillermo Coria a Mounir El Aarej 6-1, 6-1 y 6-4
David Nalbandian a Hicham Arazi 4-6, 6-1, 7-5, 2-1 y retiro
Lucas Arnold Ker/Agustín Calleri a El Aarej/Mehdi Tahiri 6-1, 6-4 y 6-2
Coria a Tahiri 6-2 y 7-6 (4)
Calleri a El Aarej 7-6 (1), 3-6 y 6-1


* Presente en la serie realizada en Agadir.

© Copyrigth Eduardo Puppo - Prohibida su reproducción
Fotos: Eduardo Puppo 2004





Volver a página principal
Acerca del autor
CONTACTO


ATAJOS RECOMENDADOS

INFO >>

Menores AAT
Seniors AAT
AAT Interclubes
AAT Area Amateur
AAT calendario nacional

WTA rankings
WTA calendario

ATP rankings
ATP calendario
ATP challengers
ATP cuadros y orden
ATP Champions Tour
ATP resultados archivo

ITF Women's/Futures

SCORES en vivo


SERVICIOS >>

Const. canchas
Accesorios
Prof. Alejo Russell
Tenis Argentina (TA)
Tenis Argentino
Tenis Registrado
EAPT
IDTC
Prof. Sudamericano
PTR
CIRCUITO TENIS (amateur)
Clubes Arg.
Reglamento ITF
Vocabulario
Tenis para ciegos ARG
ANUNCIAR Tenniscom.com

SOLIDARIOS >>

Fund. D. Nalbandian
Fund. Baccigalupo
Un techo para mi país

SITIOS INTER.
>>

Australia
Roland Garros
Wimbledon
US Open
FIT
COSAT
Copa Davis
Fed Cup
Club Internacional (CI)
Clubes Centenarios
Steve G (estadísticas)

SITIOS AMIGOS
>>

TENIS SPORTS
Fuebuena.com.ar
Revista GRIP
Vilas.com
Bud Collins
Primer Servicio
Blog de Maller
Tennis7
La legión argentina
Tiro Ganador
Tenis que no vemos
Segundo Saque
Te.Me.Na
Next Tenis
A Pleno Tenis
Tenis Digital
Tenis.com.ar
A Todo Tenis
Top Tenis
Teenis (menores)
Tenis en red
Diana Gabanyi
Ubitennis (español)
Planeta Tenis (español)
Tennisthis


FOTOS >>

Ron Angle/Beimages
(World Wide)
Mariano Abad
(Francia)
Sergio Llamera
(Argentina)
Fotosports
(Gran Bretaña)


ALGUNOS TWITTERS

@thetennisbase
@YASportsLAT
@sabatinigabyok
@AATenis
@Tenisports
@SegundoSaqueTV
@ZubiTennis
@christophclarey
@joseluisd
@unmoroenlacosta
@GuilleSalatino
@ccervino
@guillecapora
@MallerMarcelo
@gonbonadeo1963
@sebatorok
@marcelogantman
@QuiqueCano
@dannymiche
@pviola14
@marcos_z
@goitiatenis
@BATennisCom
@jorgeviale
@ArgentinaOpen
@sebastianfest
@Edu_sport
@TomasRodriguezC
@almoznychiche
@GimenezSole
@aleklap
@RevistaGRIP
@ETQNV
@FootFaultMgz
@LaLegionARG
@Diego_Hartfield
@picomonaco
@guillecoria
@JuanIChela
@delpotrojuan
@zabala7
@MinuMiniussi
@MJaite64
@christophclarey
@javifranatenis
@gastongaudio
@MVassalloA

© Copyright 1999-2016 - EP PRESS Argentina/Eduardo Puppo | Todos los derechos reservados | Fotos © Ron Angle / Miguel Angel Zubiarrain / Art Seitz / Sergio Carmona / Mariano Abad / Sergio Llamera / Tenniscom.com / Fotosports | AVISO LEGAL: nuestra política de contenidos (leer antes de utilizar el sitio)