/ Visitas
clocks for websitecontadores web
Historia/Inicios profesionalismo

• Precursor: el estadounidense William "Bill" Tilden, contratado en 1931 para realizar giras por los Estados Unidos.


1968. El profesionalismo
Tenis “open”, el osado desafío a la tradición

Muchas idas y vueltas tuvo que sortear el profesionalismo en el tenis antes de ser aceptado por los seguidores del deporte y las dirigencias tradicionales. Los intereses creados por la inmensa cantidad de dinero en juego cuando el tenis tomó consideración mundial perjudicó su desarrollo en varios niveles. Algunos de ellos no estaban estructural ni económicamente preparados para semejante cambio, tan radical. Se tardó bastante en llegar a un acuerdo en donde convivieran en paz aficionados y profesionales.

El antecedente constatado más lejano sobre el profesionalismo se remonta a 1926, cuando un empresario estadounidense llamado C. C. Peyle se preguntó si la gente pagaría por ver a deportistas de élite en acción fuera de los habituales torneos. Había probado con otros deportes pero en tenis no tenía experiencia. Entonces, decidió convocar a los mejores del momento y emprender giras por los Estados Unidos, a pesar de la negativa de los organismos oficiales. Así, Peyle contrató nada menos que a la francesa Suzanne Lenglen -por 75.000 dólares al año- y a su compatriota Paul Féret para que jugaran exhibiciones junto a otras estrellas de entonces: Mary Browne (la número uno local); Vincent Kinsy y Karvey Snodgrass (los dos mejores de ese país en caballeros).

Payle recaudó cerca de 40.000 dólares en Nueva York al iniciar su periplo y así le dio vía libre a la gira que terminó con una ganancia neta de 83.000 dólares para el emprendedor promotor. Su gestión fue continuada por un compatriota suyo, el jugador Vincent Richards, que contrató a nuevas figuras como el alemán Ramon Najuch, el francés Edmund Burke y el estadounidense Emmet Pare.



• La más codiciada entre las damas, la francesa Suzanne Lenglen: jugó exhibiciones por 75.000 dólares al año en 1926.


En 1930 el Germantown Tennis and Cricket Club había solicitado la creación de torneos abiertos para hacer posible la confrontación entre profesionales y aficionados, pero el pedido fue rechazado desde las esferas oficiales. En 1931, la gran atracción era el inefable estadounidense William “Bill” Tilden quien, seguro de su popularidad y poder hipnótico, se pasó al profesionalismo enemistándose con la Asociación de Lawn Tennis de su país. Hizo varias giras jugando exhibiciones junto al checo Kark Kozaluh; a Richards y al alemán Hans Nüsslein durante tres años.

Tilden solidificó las bases del tenis profesional uniéndose a Bill O'Brian al promocionar el tenis de exhibición, con muchísimo éxito: en el Madison Square Garden de Nueva York jugó contra Ellsworth Vines y reunieron a 14.000 aficionados. A ellos se acoplaron luego dos tenistas de renombre como Lester Stoefen y George Lott, siempre bajo el desagrado del oficialismo. Estos partidos significaban un cachetazo a los intereses de la asociación nacional, quien impartió expresas instrucciones para que los profesionales no fueran bien recibidos en clubes de aficionados y para que ningún amateur se cruzara en una cancha de tenis para medirse con ellos.

De todas formas, tanto Tilden como Vines, acompañados por los franceses Henri Cochet y Martin Pláa (que luego estuvo radicado en la Argentina), se cansaron de jugar en los Estados Unidos y también en Europa. El promotor O'Brian alistó al británico Fred Perry en 1937, pero los embates de la institución madre ya eran muy punzantes. Perry solicitó ayuda a un amigo suyo -Bernard Sunley- quien bocetó una forma de aislarse de la presión: construyó una cancha de madera, transportable, y así inició una gira por Gran Bretaña con el astro, para jugar donde fuera posible sin pisar los clubes oficiales, como por ejemplo canchas de fútbol. Perry recibió un trato distante en su propio suelo cuando fue a jugar Wimbledon, pero continuó con su emprendimiento al que se sumó Donald Budge, flamante ganador del Grand Slam en 1938, año en que la India relanzó la idea de “profesionalizar” el tenis, apoyada por varios países, pero el resultado fue otra vez negativo.



• El estadounidense Jack Kramer –en la foto durante el República 1948 en el Buenos Aires Lawn Tennis Club– fue número uno del mundo y luego se convirtió en el promotor más buscado en los años '50.


La Segunda Guerra Mundial cortó toda posibilidad de conseguir dinero para auspiciar esos encuentros itinerantes, pues nadie podía prestarle mucha atención al deporte en general. Pero el conflicto bélico pasó y los promotores proliferaron. El que más se destacó fue el estadounidense Jack Harris, quien obtuvo enormes ganancias al contrtar y hacer enfrentar a los mejores: Vines, Budge, Perry, Bobby Riggs, Jimmy Pails y Pancho Segura Cano. En 1947 visualizó, por ejemplo, el talento de su compatriota Jack Kramer, un joven que recién comenzaba a destacarse en los torneos locales de los Estados Unidos, y la lluvia de dólares no tardó en llegar.

El mismo Riggs, campeón de Wimbledon en 1939, se hizo promotor en 1949 y logró enrolar a Kramer y Pancho Gonzales, con quienes realizó una de las giras más extensas de la historia profesional durante ocho meses. En 1950 incorporó a las damas: Gussie Moran y Pauline Betz. En 1952, Kramer decidió ser su propio empresario pues había aprendido bastante de marketing y buscó al aficionado australiano Frank Sedgman para que jugara contra él en 1953. La cifra de encuentros es asombrosa: Sedgman ganó 54 partidos y Kramer 41, con una ganancia para el primero de 100.000 dólares.

Kramer dejó de jugar por problemas físicos (artrosis en la espalda) y allí inició su carrera exclusiva como promotor. En 1954 tuvo en sus filas a Gonzales, Segura, Budge, Sedgman, Tony Trabert, Lew Hoad, Ken Rosewall, Alex Olmedo, Andrés Gimeno, Barry MacCay y Ashley Copper, entre otros. El mejor tenis del mundo estaba bajo su dominio, incluso entre las mujeres con la estadounidense Althea Gibson (ganadora de Wimbledon en 1957 y 1958) y su compatriota Karol Fageros. En los comienzos de los '60, Kramer se retiró de la actividad empresaria y el australiano Rosewall intentó continuar con el negocio. Tuvo un problema: ese tipo de giras comenzaba a mermar en el interés del público. Se unió a su compatriota Hoad y contrataron al número uno del mundo, el también australiano Rod Laver, ganador del Grand Slam en 1962 (también lo obtendría en 1969), por 125.000 dólares al año.



• El promotor estadounidense Lamart Hunt, un texano millonario que revolucionó al tenis masculino con el World Championships Tennis (WCT) a partir de 1967.


La Federación Internacional de Lawn Tennis (FILT) hacía grandes esfuerzos para controlar o vigilar a los aficionados. En la Asamblea General realizada en junio de 1963, en Londres, durante la primera semana del torneo de Wimbledon, se votaron las siguientes medidas extremas:

1) Mantener el máximo viático permitido de 5 libras diarias. Una propuesta argentina de llevarlo a 10 libras fue rechazada, pero serían considerados pedidos de federaciones de ultramar si querían aumentar el viático para jugadores amateurs.

2) Los jugadores estarán en libertad de viajar y recibir viáticos durante todo el año.

3) Un premio máximo puede ser de un valor de hasta 50 libras (antes era de 20).

4) No se exigirá más que un premio, que deberá ser un objeto especial que no sea de uso cotidiano.

5) No se permitirá a un jugador inscribirse simultáneamente en dos torneos. Con eso se desea evitar que, a último momento, decida participar en el certamen donde más ventaja obtenga.

6) Se designarán comisiones en varias zonas para vigilar los viáticos que los jugadores obtienen.

7) La Federación Internacional publicará anualmente una lista que contendrá los 50 mejores caballeros y las 25 mejores damas, los que en forma especial serán vigilados y obligados a suministrar rendiciones de cuenta por cada torneo en el cual participen.

8) Se aplicarán sanciones a tenistas y dirigentes que no cumplan con estas reglas.

Obviamente, las pretensiones del ente mundial eran prácticamente imposibles de implementar en forma estricta. En 1964 se produjo un vuelco fundamental para el avance de los torneos por puntos cuando un banco poderoso -el Nacional de Mercantes de Nueva Inglaterra, con sede en Boston- decidió hacer pie en el tenis y organizar un torneo semanal con los mejores y grandes sumas de dinero en premios. Contrataron a Kramer para hacerlo realidad y eso animó a otros promotores, iniciándose una estampida de certámenes unitarios con auspicios de empresas.

El signo $ ganó la batalla

Cuatro años después, en 1968, el profesionalismo entró en una etapa adulta y se preparó para el gran cambio. La FILT, el 30 de marzo de ese año, con 66 delegados de 47 países, decidió adoptar a los torneos abiertos. La situación se había tornado insostenible: la Federación Británica optó por “abrir” Wimbledon a los “pro” y la FILT se vio en la obligación de excluirla de sus entrañas y desautorizar todos los torneos que hiciera en su territorio. Se llegó al límite, pues la medida debía entrar en vigencia el 22 de abril del '68. Pero como varias federaciones nacionales apoyaron la tesis británica, la FILT tuvo que dar un paso atrás, aunque con ciertas condiciones.

Por ejemplo, no intermediar entre organizadores y jugadores para que participaran, mantener la noción de “amateurismo” en sus estatutos pese a que la Federación Británica insistió con abolir toda distinción de categoría entre los tenistas, limitar la cantidad de torneos por país y autorizar en cada caso particular su realización. La preocupación general fue quedar excluidos de dichas listas, que podrían ser arbitrarias y darían motivo de protestas. La primera resolución de la FILT le dio libertad a cuatro certámenes en Inglaterra, dos en Irlanda, Roland Garros, Estados Unidos, Australia, Africa del Sur, Asia, Escandinavia y algunos pocos más si los países interesados formulaban su petición.

Como respuesta a las variaciones primordiales que se estaban gestando para el futuro del tenis, en 1967 nació el WCT (World Championships Tennis), un intento de campeonato mundial generado por el empresario Dave Dixon, asociando luego a Lamar Hunt, un millonario de Texas. Contrataron a los mejores jugadores como John Newcombe, Dennis Ralston, Niki Pilic, Roger Taylor, Tony Roche y Cliff Drysdale. Cometieron un error: los organizadores se equivocaron al tratar de llevar el espectáculo a escenarios no tradicionales y el público no respondió.

Dixon se retiró y Hunt compró todo el paquete accionario del WCT. Llamó a dos ejecutivos del tenis para que llevaran adelante el emprendimiento: Bob Briner y Michael Davis, quienes garantizaron a los jugadores un mínimo por participar en sus torneos, además de los premios. Se lanzó oficialmente en 1970 con un monto a distribuir de 1.000.000 de dólares. Al año siguiente, ya consolidado, el circuito se jugó paralelo a los demás torneos oficiales. Rosewall obtuvo el primer “Masters” del WCT en Dallas, ganándole la final a Laver y cobrando 50.000 dólares, el mayor premio de la historia hasta ese momento para el campeón de un certamen.

En 1972 Hunt logró atraer a la televisión en directo, también sentando precedentes para la futura difusión del tenis. El dinero llegaba en cantidades insospechadas y Hunt acrecentó su fortuna al igual que los jugadores. Por imposición de la televisión y los auspiciantes, el circuito cambió su fecha de finalización de diciembre a mayo en el '72. Lo ganó nuevamente Rosewall, a los 37 años, y otra vez al superar en la final a Laver. Se transmitió para todo el país con una definición dramática, de 7-6 en el quinto set (ya con tie-break). Fue un buen golpe en el interés de la gente por este deporte.

Y pensar que siempre se dijo, allá por 1900, que un miembro del Comité organizador de Wimbledon renunció a su cargo porque a uno de los participantes se le pagó un té, considerándolo como una traición al movimiento aficionado...

El primer Grand Slam profesional

Fue Roland Garros, disputado del 27 de mayo al 9 de junio de 1968. El título de singles caballeros quedó para el australiano Ken Rosewall, quien venció en la final a su compatriota Rod Laver por 6-3, 6-1, 2-6 y 6-2. En damas, la mejor fue la estadounidense Nancy Richey, que superó a la inglesa Ann Jones por 5-7, 6-4 y 6-1. El segundo en sumarse fue Wimbledon, de acuerdo al orden establecido en el año calendario, y el tercero el “US and Amateur Championships”, en Forest Hills, a partir de allí denominado US Open. Australia no entró en la condición profesional en el '68 porque era el primero en disputarse (fue del 19 al 29 de enero) y el tenis “open” aún no estaba apuntalado.

El Grand Slam que organizaban los Estados Unidos fue el que repartió mayor cantidad de dinero en premios. En caballeros la distribución otorgó 14.000 dólares estadounidenses al campeón, 9.000 al finalista, 4.250 a los semifinalistas y 2.650 a los que arribaron a cuartos de final. Pero, debido a la condición de aficionados de varios, el efectivo tuvo un destino diferente al que indica el cuadro de “posiciones”. El campeón, el local Arthur Ashe, cobró apenas 20 dólares diarios de viáticos por ser amateur... Y los 14.000 dólares quedaron en manos del holandés Tom Okker, su vencido en la final. De los semifinalistas, Rosewall se llevó los 9.000 destinados al finalista y el estadounidense Clark Graebner, aficionado, apenas aquellos 20 dólares por día entregados por la USLTA. Entre las damas, la campeona fue la inglesa Virginia Wade -profesional, cobró 9.000 dólares-, la finalista, Billie Jean King, 3.000; Ann Jones y María Esther Bueno 1.500 cada una, todas en condición de profesionales.

Argentina aportó a la unión

En la Asamblea extraordinaria de la Federación Internacional de Lawn Tennis celebrada el 26 de enero de 1974 se planteó un problema grave para el desarrollo del tenis mundial. La empresa estadounidense World Team Tennis amenazó con dejar sin jugadores a los torneos europeos y minar la autoridad de la FILT. Nuestro país estuvo representado por Gustavo Herrero, miembro de la AAT, quien llevó una propuesta de solución al conflicto. Luego de las discusiones del caso, se observaron dos tendencias: la europea, que no quería negociar con la WTT, y la argentina, que propiciaba conversar y lograr un acuerdo, apoyada por Sudáfrica y Australia.

Finalmente se obtuvo la armonía entre las partes y se le otorgó un poder a la FILT para la negociación bajo ciertas condiciones. Entre ellas: que el programa de la WTT no molestara a los nuevos campeonatos oficiales de la FILT, libertad de decisión para que los jugadores pudieran actuar en Copa Davis o Copa Federación, que los certámenes de la WTT se rigieran por el reglamento de la FILT y libertad para que los tenistas actuaran en sus campeonatos nacionales.


© Copyrigth Eduardo Puppo - Prohibida su reproducción
Foto: Tetralogía Historia del tenis en la Argentina / popcultureblog.dallasnews.com (Hunt) / Libro Tennis Das Spie Der Völker





Volver a página principal
Acerca del autor
CONTACTO


ATAJOS RECOMENDADOS

INFO >>

Menores AAT
Seniors AAT
AAT Interclubes
AAT Area Amateur
AAT calendario nacional

WTA rankings
WTA calendario

ATP rankings
ATP calendario
ATP challengers
ATP cuadros y orden
ATP Champions Tour
ATP resultados archivo

ITF Women's/Futures

SCORES en vivo


SERVICIOS >>

Const. canchas
Accesorios
Prof. Alejo Russell
Tenis Argentina (TA)
Tenis Argentino
Tenis Registrado
EAPT
IDTC
Prof. Sudamericano
PTR
CIRCUITO TENIS (amateur)
Clubes Arg.
Reglamento ITF
Vocabulario
Tenis para ciegos ARG
ANUNCIAR Tenniscom.com

SOLIDARIOS >>

Fund. D. Nalbandian
Fund. Baccigalupo
Un techo para mi país

SITIOS INTER.
>>

Australia
Roland Garros
Wimbledon
US Open
FIT
COSAT
Copa Davis
Fed Cup
Club Internacional (CI)
Clubes Centenarios
Steve G (estadísticas)

SITIOS AMIGOS
>>

TENIS SPORTS
Fuebuena.com.ar
Revista GRIP
Vilas.com
Bud Collins
Primer Servicio
Blog de Maller
Tennis7
La legión argentina
Tiro Ganador
Tenis que no vemos
Segundo Saque
Te.Me.Na
Next Tenis
A Pleno Tenis
Tenis Digital
Tenis.com.ar
A Todo Tenis
Top Tenis
Teenis (menores)
Tenis en red
Diana Gabanyi
Ubitennis (español)
Planeta Tenis (español)
Tennisthis


FOTOS >>

Ron Angle/Beimages
(World Wide)
Mariano Abad
(Francia)
Sergio Llamera
(Argentina)
Fotosports
(Gran Bretaña)


ALGUNOS TWITTERS

@thetennisbase
@YASportsLAT
@sabatinigabyok
@AATenis
@Tenisports
@SegundoSaqueTV
@ZubiTennis
@christophclarey
@joseluisd
@unmoroenlacosta
@GuilleSalatino
@ccervino
@guillecapora
@MallerMarcelo
@gonbonadeo1963
@sebatorok
@marcelogantman
@QuiqueCano
@dannymiche
@pviola14
@marcos_z
@goitiatenis
@BATennisCom
@jorgeviale
@ArgentinaOpen
@sebastianfest
@Edu_sport
@TomasRodriguezC
@almoznychiche
@GimenezSole
@aleklap
@RevistaGRIP
@ETQNV
@FootFaultMgz
@LaLegionARG
@Diego_Hartfield
@picomonaco
@guillecoria
@JuanIChela
@delpotrojuan
@zabala7
@MinuMiniussi
@MJaite64
@christophclarey
@javifranatenis
@gastongaudio
@MVassalloA

© Copyright 1999-2016 - EP PRESS Argentina/Eduardo Puppo | Todos los derechos reservados | Fotos © Ron Angle / Miguel Angel Zubiarrain / Art Seitz / Sergio Carmona / Mariano Abad / Sergio Llamera / Tenniscom.com / Fotosports | AVISO LEGAL: nuestra política de contenidos (leer antes de utilizar el sitio)